Es Momento de Tomar Responsabilidad Por tu Salud

Vivimos en una sociedad donde la alimentación cada día se deteriora más. Los productos procesados, llenos de colorantes, químicos, azúcar e ingredientes que dañan nuestra salud son cada vez más comunes en la dieta de las personas.

A dónde quiera que volteamos hay comida chatarra. Es barato para las compañías fabricarla y barato para las personas consumirla. Lo que sale caro son todos los problemas de salud y sobrepeso que ocasiona; diabetes, problemas cardiacos y todo tipo de complicaciones son muy comunes en las personas que llevan una pobre alimentación.

¿Qué hacer ante este problema?

Si quieres tener una gran salud, perder peso, quemar grasa y lucir mejor que nunca, es momento de asumir responsabilidad y dejar de culpar a alguien o algo más de las cosas que suceden.

Es muy fácil echarle la culpa a nuestro amigo que trajo donas al trabajo, a nuestra pareja que quiso ir a McDonalds o a nuestro compañero de trabajo que nos dio esa deliciosa rebanada de pizza. Pero hacer esto no nos sirve de nada, sólo nos pone en el papel de víctimas que permite poner pretextos y justificaciones a nuestros actos.

 

El primer paso para adelgazar y mejorar nuestra salud es saber que nosotros somos los únicos responsables por los resultados que obtenemos. Nadie va a cambiarnos o darnos una pastilla mágica que nos haga perder peso de la noche a la mañana, esto no es posible.

Hay que asumir responsabilidad, mentalizarnos bien y saber que nosotros somos mismos somos los únicos que podemos cambiar nuestra vida. Nadie más.

Hay que tener una visión a largo plazo. Los resultados no llegan en unos pocos días como a todos nos gustaría, es por eso que tantas personas fracasan al intentar bajar de peso, porque piensan que en pocos días o semanas podrán perder 10, 20 o 30 kilos con un nuevo método, aparato, dieta o suplemento.

Quizá los productos ayuden, pero no podemos pensar que nuestro éxito o fracaso depende 100% de ellos.

Ten claridad

Una vez que hemos asumido responsabilidad y compromiso con nosotros mismos, el siguiente paso es tener claridad sobre dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos. Es muy importante ser realistas y ponernos metas que vayan de acuerdo a la realidad y a nuestra situación actual.

Esto no significa que no podamos ponernos grandes metas y objetivos, sólo trata de que sean realistas y puedan alcanzarse.

Ejemplo de una buena meta: “Para el 31 de Julio, quiero bajar 15 kilos”.

Decir cosas como “quiero adelgazar”, “quiero tener vientre plano”, “quiero mejorar mi salud” o cosas así no son metas; son simplemente deseos o fantasías que queremos lograr.

Mientras más clara, específica y concreta sea tu meta, más motivación y ganas de alcanzarla tendrás.

Crea tu plan

Tener una meta definida es un gran paso, ¿pero qué hacer después? Si no tomamos acción inmediatamente es fácil olvidarla y no hacer nada para conseguirla. Mientras más rápido actuemos, más posibilidades de tener éxito tenemos.

Decir “mañana comienzo” o “la próxima semana” o cualquier otro pretexto hará que posiblemente nunca logremos nuestro objetivo. Ese “mañana”, “próxima semana” o “el mes que viene” muchas veces NUNCA llega.

Tu plan debe incluir principalmente 2 elementos:

  • Una rutina de ejercicio
  • Un dieta o plan de alimentación

Estos son los 2 pilares principales que te permitirán adelgazar y lograr los resultados que buscas.

La alimentación es sin duda lo más importante. Sin un cambio verdadero en nuestros hábitos alimenticios, nada va a funcionar, por más ejercicio que hagamos.

Recuerda afrontar el tema de las dietas como un cambio permanente. La mayoría de las personas creen que las dietas deben cumplirse sólo por unas semanas en lo que se adelgaza. Después ya se podrá volver a comer como antes.

¡Esto es un gran error!

Para conseguir resultados permanentes, hay que cambiar nuestros hábitos alimenticios para siempre y no sólo durante unos días o semanas, de lo contrario será muy fácil volver a subir de peso.

Todo comienza asumiendo responsabilidad y darnos cuenta que nosotros somos los que creamos nuestra realidad. Nadie más.

A partir de ahí creamos metas, planes y lo más importante: tomar acción y avanzar lo antes posible.

Publicado el Categorías Disciplina para Adelgazar, Mentalidad para AdelgazarEtiquetas , , ,